Domesticación:

El caballo fue un compañero del hombre desde hace miles de años. Se conoce que la primera domesticación de un caballo fue hace unos 5.500 años en las estepas de lo que hoy sería Rusia, Ucrania y Kazajstán.

Los investigadores descubrieron que posiblemente en el norte Kazajstán (antigua cultura de Botai), se produjo una de las primeras domesticaciones de los caballos salvajes entre 5.700 y 5.100 mil años atrás.

Un grupo de científicos hicieron una investigación de los huesos de los caballos de Botai  y llegaron a la conclusión de que se parecían a los de los caballos domesticados en la edad de Bronce. Los cráneos de los caballos de Botai tenían unas marcas físicas en los dientes que indicaban que estos animales habían llevado brida. Además, la cerámica encontrada durante la investigación, contenía grasas de la leche de yeguas que se almacenaba allí. Más tarde estos animales pasaron a ser utilizados para otras prácticas agrícolas.

Por otra parte en Egipto, 3.000 a.C., al Sud de El Cairo se encontraron restos de esqueletos de asnos. El análisis demostró que se trataba de ejemplares domésticos ya que su físico contenía varias patologías óseas por culpa de llevar cargas muy pesadas.

Origen del caballo