La bodas en el campo o en la hípica  tienen una decoración muy concreta que habéis visto en muchísimos blogs y revistas. El toque rústico-chic está presente incluso en hoteles de ciudad pero es cuando el escenario acompaña cuando adquiere  su máximo esplendor. Las flores silvestres, las balas de paja para sentarse, la belleza de caballos, las cajas de madera decoradas en los rincones, el mobiliario vintage, los colores del otoño y etc,  crean ambientes encantadores y acogedores pero, para los casasen los que el paisaje es lo mas importante os aconsejamos una sola cosa: sencillez.

Para leer más: Los matices del Otoño