f45f88bf-f073-474c-9324-6270f7e2c8f7

Un caballo de deporte, es un atleta que cada día trabaja mucho y duro. Mara maximizar el rendimiento del binomio es importante que el caballo vaya cómodo, no puede haber nada que le moleste, le haga daño o sea peligroso para su salud. Ponemos vendas con paños o protectores para proteger las piernas, ponemos orejeras para que las moscas molesten menos, ponemos campanas también para proteger… 

Y,  ¿La montura? Sin duda, la montura es una de las cosas principales para una buena evolución. No es ningún secreto que cada caballo tiene un dorso diferente, una cruz diferente y puede ser más ancho o más estrecho. A la hora de comprar una montura nueva para un caballo de deporte que compite a nivel nacional e internacional es imprescindible hacerla a medida o si no puede ser así, hay que mirar que se adapte lo máximo posible a cada caballo concreto. 

Actualmente existen numerosas marcas de monturas que ofrecen los servicios de los “fitters” que son diferentes en cada país. Los “fitters” son representantes de la marca en cada país y son profesionales. Se encargan de tomar las medidas del caballo y después aconsejan el modelo que mejor queda y se hace la montura para este caballo concreto. De está forma, el jinete se ahorra el tiempo que podría perder buscando una montura que quede más o menos bien y además no tiene que preocuparse de pensar si su elección es un acierto o no. Al tener una ayuda profesional, el jinete no tendrá los problemas que podría traer una montura mal seleccionada. 

Por ejemplo, una montura que apriete delante, no permite estirar correctamente los músculos, hace daño en los huesos que no tiene que tocar y por lo tanto a parte de los problemas de salud, esconde el movimiento que podría desarrollar el caballo. 

Otro ejemplo, una montura que bota detrás cuando el caballo está en movimiento, le hace daño en el dorso. Este problema de alguna manera se podría solucionar con un salvadorsos de borreguillo para que ocupe el espacio. Pero igualmente es mejor recurrir a la ayuda de un profesional que sabrá aconsejar según cada caso. 

Por lo tanto el éxito del binomio depende de muchas cosas pero no hay que olvidar que el caballo debe ir cómodo, su salud es muy importante y por eso es imprescindible llevar una montura que quede bien.