A la hora de comprar un caballo nuevo, las personas que tienen poca experiencia en este ámbito suelen tener muchas dudas. Primero de todo es importante determinar el objetivo de la compra: ¿Será un caballo para deporte? O ¿Un caballo para hobby? Hay personas que quieren pasar de montar a caballo como hobby a un nivel más profesional y se encuentran con muchas preguntas. 

A continuación queremos dar algunos consejos para principiantes que podrán ser útiles a la hora de comprar un caballo. 

  1. Si el caballo será para deporte y no solo para montar los fines de semana, es mejor comprarlo en el norte de Europa, países como Alemania, Holanda y Dinamarca. La cantidad de caballos a la venta es muy grande y también hay una gran cantidad de hípicas. 
  2. Es aconsejable ir con un acompañante, es decir, un intermediario que se encargará de planear la ruta y escoger los caballos que se irán a ver. También será la persona que acompañará desde el principio hasta el final del viaje. 
  3. Antes de ir a ver caballos es importante determinar el presupuesto y el nivel del caballo, ya que esto ayudará a reducir la búsqueda. 
  4. Siempre es mejor probar los caballos que han gustado más de una vez, aunque es imposible conocer un caballo al 100% en dos o tres días.
  5. Siempre es mejor pedir ver el caballo que ha gustado sin la montura, vendas, protectores, etc… Así se podrá ver el estado general del caballo, por ejemplo: ver los aplomos, los cascos, la espalda y el dorso… 
  6. Es muy importante hacer revisión veterinaria, al menos la básica.
  7. Es mejor buscar un veterinario neutro a la venta del caballo.
  8. Es muy aconsejable ir acompañado del entrenador propio para que también pueda probar y aconsejar la mejor opción. 
  9. Hay muchos principiantes que quieren escoger el caballo solo por el color, por ejemplo hay personas que solo quieren caballos negros o personas que no quieren caballos castaños… Claramente todos tenemos algunos colores que preferimos más que otros, pero no es lo más importante en un caballo. Lo importante es sentirse a gusto con las sensaciones que transmite el caballo y no solo por el color que tiene. 
  10. ¿Caballo o yegua? Siempre es aconsejable comprar un caballo castrado porque da menos problemas, ya que las yeguas normalmente suelen tener un carácter más complicado de gestionar, aunque también hay excepciones. 
  11. Preguntar que hierros lleva el caballo para comprar los mismos. También preguntar sobre la alimentación del caballo y sus costumbres diarias. 

(Fotos de GironaDressageTeam)